España dejará de ser católica en 2024

Creyente fotografiando al Cristo de Medinaceli, en Madrid Foto: GTRES

Víctor Mopez•

03 Noviembre 2023

La religión siempre ha tenido un importante peso en España siendo uno de los países de Europa con mayor tradición católica. El que la Iglesia dictara la moral durante los casi cuarenta años que duró de la dictadura de Franco en los que la institución alcanzó altas cotas de poder provocaron que su influencia se haya alargado hasta nuestros días.

Pero las cosas están cambiando. Es una realidad que el número de creyentes está cayendo en picado, lo que se traduce también en el descenso de ritos como bodas por la Iglesia, que en los últimos 25 años han caído un 83% según datos del INE; bautizos, que han caído un 54% desde 2007 según la Conferencia Episcopal Española; o comuniones, cuyo descenso es del 30%. La sociedad española está evolucionando y parece estar dejando atrás la religión.

Para muestra, el último barómetro del CIS, que desploma el porcentaje de ciudadanos que se declaran católicos a un 52%, la cifra más baja en la historia. Cifra que contrasta sobremanera con la de 1978, cuando un 90,5% de la población se declaraba creyente. En aquel año solo un 7,6% decía ser agnóstico, ateo o no creyente, mientras que ahora ese porcentaje se ha elevado al 44,1%.

Ahondando en estos datos, según el último estudio de laicidad de la Fundación Ferrer i Guàrdia, más de un 60% de los jóvenes españoles entre 18 y 24 años no se consideran religiosos. Un 58% entre los de 25 y 34 años.

Cambio cultural

Esta tendencia apunta a que España en 2024 dejará de ser mayoritariamente católica por primera vez desde el año 380, cuando el emperador romano Teodosio convirtió el cristianismo en la religión exclusiva del Imperio Romano, Hispania incluida. “Es uno de los mayores cambios culturales que ha experimentado el país en los últimos siglos“, explica Rafael Ruiz Andrés, profesor de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, para El Mundo.

El descrédito de la Iglesia católica y su desconexión con los nuevos tiempos parecen ser los causantes. “La Iglesia ya no es capaz de ofrecer experiencias de sentido que llenen la vida de los ciudadanos“, señala María del Mar Griera, directora de Investigaciones en Sociología de la Religión de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Creemos más en la ciencia y recurrimos menos a pensamientos mágicos para explicar los que no pasa“, apunta Luis Miller, autor de ‘Polarizados’. Por su parte, el padre Damián es contundente: “El ser humano ha desconectado de Dios“.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *