Instrumentos musicales medievales

En este período, tras el despegue operado en la época inmediatamente anterior, se había llegado a una gran proliferación de instrumentos musicales medievales y variantes. El uso de tales instrumentos fue muy abundante, aunque no había nada que se parezca a nuestras actuales orquestas. Los conjuntos eran muy reducidos, de una docena de músicos en los casos más excepcionales y corrientemente solo tres o cuatro, a veces menos.

En la Iglesia se admitía solamente el órgano, pero las nuevas composiciones religiosas polifónicas facilitarían la introducción de otros instrumentos para acompañar o sustituir a las voces, como las violas, flautas, chirimías, etc.

Trovadores y juglares tañían laudes, arpas, salterios, gaitas y, desde luego, variedad de panderos, sonajas o tamboriles. Para las celebraciones públicas y las fiestas al aire libre se va perfilando un conjunto característico llamado de “música alta” por la potencia y brillantez de su sonido, compuesto de trompetas, chirimías y bombardas.

Conviene, finalmente, destacar la influencia de los musulmanes, sobre todo en su aportación en cuanto a instrumentos se refiere.

Muchos de los instrumentos usados en la época medieval perviven aún hoy día con algunas variaciones.

Instrumentos de cuerda

La música medieval utilizaba muchos instrumentos de cuerda, como el laúd, la guitarra morisca o mandora, la guiterna y el salterio. Los dulcémeles eran similares en estructura a los salterios y cítaras, que eran originalmente punteados.

  • El rabel era un cordófono de tres cuerdas, tocado con arco. Su caja de resonancia tenía forma de pera y en ocasiones alargada. El mástil era corto y el clavijero a veces estaba inclinado hacia la derecha, hasta adoptar finalmente forma de hoz. Se introdujo en Europa durante el siglo X desde el mundo árabe.
  • El dulcimer era similar al salterio. Sus cuerdas aparecían de dos a cuatro. Se tocaba percutiendo las cuerdas con unos macillos de madera.
  • La fídula era de cuerda frotada, con cuerpo oval o elíptico, tapa armónica plana y clavijeros normalmente en forma de disco.
  • Arpas, liras y salterios son denominaciones medievales con frecuencia muy confusas. Las arpas se reconocen por su forma aproximadamente triangular y por sus cuerdas de longitud desigual, tensas en un plano perpendicular al cuerpo sonoro, entre este y una consola que lleva las clavijas. Desde el siglo IX los juglares acompañan con ella sus relatos y la nueva nobleza feudal aprende a tocarla.
  • Las liras, parecidas a las cítaras antiguas hasta el siglo XI, tenían las cuerdas de igual longitud, se tensaban entre un clavijero y una consola transversal paralelamente al cuerpo sonoro.
  • El salterio se compone de una caja de resonancia plana, de forma generalmente trapezoidal, sobre la que se tensa un número de cuerdas muy variables, de longitudes desiguales.

 

Laúdes, guitarras y violas son instrumentos de cuerdas con mástil que existen en Europa desde la Alta Edad Media.

  • El laúd, fue introducido en Europa en el siglo XII por los árabes, que legaron también su nombre en lengua árabe.
  • La guitarra ha tomado su nombre del instrumento de la antigüedad que no tenía mástil. Desde el siglo XI o el XII se presenta bajo dos formas: la guitarra morisca, que no es otra cosa que un laúd o una bandola, y la guitarra latina, que es aproximadamente la guitarra que nosotros conocemos.
  • El organistrum es una viola en la que el arco está reemplazado por una rueda que frota las cuerdas por acción de una manivela. Las cuerdas se acortan, no con los dedos directamente, sino con un teclado. Es el instrumento que hoy se llama “viola de rueda” o zanfona y que pertenece al folclore desde el siglo XVII.

 

Instrumentos de viento

Las flautas se dividen en dos grupos, las traveseras y en las que tocan recto cuando soplas. En Europa las flautas fueron rectas hasta el siglo XII y vendrían, como entonces, de oriente.

Flautas traveseras
Flautas traveseras
  • Una pequeña flauta recta llamada flajol se tocaba en asociación con un tamboril o tabor, por un solo ejecutante, como todavía se practica hoy en Provenza o en el País Vasco. Las flautas se hacían de madera, plata u otro metal, y podían tocarse desde un costado o desde el extremo.
  • La flauta dulce, uno de cuyos predecesores fue la zampoña o flauta de pan, gozó de gran popularidad en el medievo y es posiblemente de origen helénico. Los tubos de este instrumento estaban hechos de madera, graduados en longitudes diferentes para producir diferentes tonos.

 

Instrumentos musicales
Instrumentos musicales

Los instrumentos como el oboe, están representados por los caramillos, las bombardas y las dulzainas, de tubo más estrecho y timbre velado.

Los instrumentos de las familias de los cuernos y de las trompetas son, en general, instrumentos guerreros. El olifante, cuyo uso duró un poco más de dos siglos, es un cuerno tallado en un colmillo de elefante.

El instrumento que Dante llama trombetta es una pequeña trompa, una pequeña bocina, una trompeta. Desde el siglo X se utilizaron cuernos de animal o de madera, provistos de una embocadura de cuerno y perforados por orificios, como el caramillo.

Con respecto a los órganos, el primer centro de fabricación en la Edad Media fue Bizancio y allí se construyeron los primeros órganos neumáticos, que sustituyeron a los hidráulicos. Desde Constantinopla se exportaron a oriente. Posteriormente, se fabrican en occidente, en España desde el siglo V y en Inglaterra a partir del año 700. Al menos desde el siglo X hubo órganos de pequeñas dimensiones y en el siglo XII se construirán portátiles. A partir del siglo XIII, se introduce el instrumento en las iglesias.

Instrumentos de percusión

Antes del siglo XII no existían, y no fue hasta el Renacimiento que desempeñaron un papel marginal en la música. No obstante, el ornato cotidiano estaba realzado por ruidos diversos de los que la literatura medieval evoca con frecuencia los aspectos comunes como matracas de los leprosos, amuletos tintineantes con que se cubrían los héroes y los peregrinos, cencerros, cascabeles, campanas, aldabones de las puertas, etc.

Solo en los siglos XII y XIII aparecieron en Europa los tambores de dos pieles, con los que se acompañaban los que tocaban instrumentos de viento y el pequeño tambor sobre un cerco con crótalos, la pandereta.

 




Compre el ebook Los tacos de huitlacoche de Ángel Villazón en Casa del Libro.

Compre el ebook Los tacos de huitlacoche de Ángel Villazón en El Corte Inglés.

Compre el libro de tapa blanda Los tacos de huitlacoche de Ángel Villazón en Amazon.




Compre el ebook Goces y sufrimientos en el medievo de Ángel Villazón en Casa del Libro.

Compre el ebook Goces y sufrimientos en el medievo de Ángel Villazón en El Corte Inglés.

Compre el libro de tapa blanda Goces y sufrimientos en el medievo de Ángel Villazón en Amazon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *