Frida Kahlo. Biografía

Frida Kahlo es una de las pintoras más influyentes de Latinoamérica

Fue una mexicana, que usó sus experiencias de vida para crear belleza y obras que la convirtieron en la pintora latinoamericana más reconocida en el arte. Se movió en el ambiente de los grandes muralistas mexicanos de su tiempo y compartió sus ideales, Frida Kahlo creó una pintura personal, ingenua y profundamente metafórica al mismo tiempo, derivada de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida.

Frida Kahlo

 

Hizo de la creación su filosofía, utilizando el arte como un mecanismo de catarsis, con una visión siempre adelantada. Fue una voz e imagen en el arte y en la sociedad, dedicada a la representación de la mujer en la modernidad y teniendo como objetivo elevar la identidad mexicana.

Frida abandonó el deseo de ser médico y desarrolló su habilidad en la pintura cuando se recuperaba del accidente que marcaría su vida y obra. El autorretrato fue la manera en que la joven artista comenzó a cuestionar su existencia e identidad, la forma en la que veía al mundo desde el aislamiento y que luego se convertiría en el pilar de su trabajo pictórico.

Durante sus viajes por México, la artista mexicana descubrió su propia identidad, lo que la llevó a definir su arte, consiguiendo la inspiración en el folklore mexicano y en los elementos de la naturaleza que hoy son visibles en su arte. Como una oda a su cultura y sus raíces mestizas, Frida adoptó en este periodo la vestimenta que la identificó hasta sus últimos días, el traje de tehuana, visible en muchas de sus obras y lo que la hizo el símbolo del exotismo de la época.

A pesar de haber sido catalogada como una surrealista, Frida Kahlo definía sus obras no como un producto de sus sueños, sino como el resultado de su vida misma, haciendo de sus pinturas un encuentro entre la fantasía y el realismo, un diario visual en donde la artista contaba las historias que marcaron su vida: su familia, sus amores, las dolencias y sus orígenes.

Fue un producto de una persona singular que engloba la imagen de la feminidad mexicana durante la época, siendo una figura que resaltaba entre las mujeres de su tiempo, cambiando paradigmas en la sociedad, oponiéndose a los estándares de la modernidad, y con su vestimenta cambió su manera de vida y a través de su arte cambió la forma en que el mundo y México se entenderían.

Nació en 1907 en Ciudad de México, en la casa que fuera propiedad de sus padres desde 1904, y que hoy se conoce como la Casa Azul. Fue hija de Guillermo Kahlo, de ascendencia alemana, y de la mexicana Matilde Calderón.

A los seis años Frida enfermó de poliomielitis, causándole que su pierna derecha quedara más corta. Sin embargo, esto no le impidió ser una estudiante inquieta y tenaz y realizó sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria.

A los dieciocho años Frida Kahlo sufrió un accidente de tráfico que la obligó a una larga convalecencia, durante la cual aprendió a pintar, y que influyó con toda probabilidad en la formación del complejo mundo psicológico que se refleja en sus obras.

Debido a la inmovilidad a la que se vio sometida varios meses en hospital, Frida comenzó a pintar. Así, se relaciona con varios artistas, el entonces ya reconocido Diego Rivera.

En 1929 se caso con el muralista Diego Rivera y tres años después sufrió un aborto que la afectó mucho y le inspiró dos de sus obras más valoradas: Henry Ford Hospital y Frida y el aborto, cuya compleja simbología se conoce por las explicaciones de la propia pintora.

El matrimonio vivió en la Casa Azul, hogar de la infancia de Frida, así como en el estudio de Diego, en San Ángel. Tuvieron estancias cortas en la Ciudad de México. Kahlo y Rivera también vivieron en Cuernavaca y en diversas ciudades de los Estados Unidos, Detroit, San Francisco, Nueva York.

El primer encuentro entre Frida y Diego fue en la secundaria a la que la pintora iba, mientras Rivera hacía el mural del anfiteatro de la Escuela Nacional Preparatoria. Los artistas se conocieron oficialmente a través de un personaje que Frida había conocido siendo parte del partido comunista mexicano, en una fiesta organizada por la italiana en 1928. Frida visitaba frecuentemente a Diego Rivera, mientras él trabajaba en los murales del edificio de la Secretaría de Educación Pública

Kahlo se reunía con Diego para que él juzgara su arte, y recibir consultoría de si ella podría perseguir una carrera como pintora. Diego catalogó el arte de Frida como una ‘muestra inusual de energía expresiva, el trabajo de una artista innata’. Los artistas se casaron en la alcaldía de Coyoacán en 1929, un matrimonio civil al que los padres de Frida se opusieron. Desde entonces, gracias a la cobertura de la prensa, se le llamaría a la pareja Diego y Frida.

La casa es una de las obras estrellas de la construcción funcionalista, un lugar en donde Diego Rivera diseñó y trabajó en muchas de sus obras, y donde murió en 1957.

La historia entre ambos artistas estuvo llena de famosas infidelidades y rupturas, incluido un divorcio y separación en 1939, al cual le siguió un segundo matrimonio un año después y un amorío que involucró a la hermana de Frida, Cristina.

El arte de Frida estuvo altamente influenciado por su relación con el pintor y muralista, muchas veces representando su amor y obsesión por Diego. Tanto en la obra de Frida como de Diego es evidente la influencia de la identidad mexicana y de su historia. Frida incluso adoptó la vestimenta indígena tradicional mexicana para conectar con su forma de vida y arte con su ascendencia mestiza.

Frida Kahlo y Diego Rivera
Frida Kahlo y Diego Rivera

 

En su búsqueda de las raíces estéticas de México, rasgo que compartió con los muralistas Rivera, SiqueirosJosé Orozco, Frida Kahlo realizó espléndidos retratos de niños y obras inspiradas en la iconografía mexicana anterior a la conquista, pero son las telas que se centran en ella misma y en su azarosa vida las que la han convertido en una figura destacada de la pintura mexicana del siglo XX.

Las infidelidades de Diego desataron crisis emocionales en la artista. Frida se divorció del muralista en 1939 para contraer nupcias nuevamente con él, un año después. A pesar de su mala salud y de haber sido operada en múltiples ocasiones, Frida fue una artista con una intensa actividad.

Durante su vida, la artista realizó algunas exposiciones, una en Nueva York en la galería Julien Levy, otra en París en la galería Rue et Colle, y otra en México en la galería de Lola Álvarez Bravo. También participó en la Exposición Colectiva de Surrealismo en la famosa Galería de Arte Mexicano.

Frida Kahlo junto a su cuadro Las dos Fridas
Junto a su cuadro Las dos Fridas

 

El Museo de Louvre adquirió uno de sus autorretratos. Sus cuadros se encuentran en numerosas colecciones privadas de México, los Estados Unidos y Europa. Su personalidad ha sido adoptada como una de las banderas del feminismo, de la discapacidad, de la libertad sexual y de la cultura mexicana. Frida Kahlo se ha convertido en un referente que rebasa el mito que la pintora creara de sí misma.

En lo político, fue miembro del partido comunista y una fiel activista de izquierda. Junto con Rivera, acondicionó la Casa Azul para darle asilo por más de dos años a León Trotsky y a Natalia, su mujer.

Semanas antes de morir y cuando aún se encontraba convaleciente de una neumonía, Frida participó en una marcha de protesta en contra del intervencionismo político de Estados Unidos en Guatemala, lo cual le provocó una recaída que fue causa directa de su fallecimiento.

Fue maestra de la Escuela Nacional de Pintura y Escultura “La Esmeralda”. Tanto en su trabajo como en su vida cotidiana, lenguaje, vestimenta, y decoración de su casa, Frida buscó rescatar las raíces del arte popular mexicano, y ese interés se ve reflejado en su obra.

Afirmaba que, al contrario de los pintores surrealistas, ella no pintaba sus sueños, sino su realidad. De su obra destacan los autorretratos influidos por la técnica del retrato fotográfico que aprendió de su padre, Guillermo Kahlo.

Al final de su vida, su salud decayó y de 1950 a 1951, permaneció internada en el Hospital Inglés. En 1953, ante la amenaza de gangrena, se le amputó la pierna derecha.

Frida Kahlo murió en su Casa Azul en la Ciudad de México el 13 de julio de 1954, cuando el Instituto Nacional de Bellas Artes le preparaba, como Homenaje Nacional, una muestra retrospectiva.

De entre los cuadros que conforman la obra de la pintora, algunos de los más famosos son “Las dos Fridas”, “Viva la Vida”, “Unos cuantos piquetitos”, “La columna rota” y “Diego en mi pensamiento”.

La vestimenta de Frida Kahlo adoptada durante su tiempo en Cuernavaca, inmortalizó su imagen para la posteridad. La estancia de Frida y Diego en Morelos a principios de los años 30, tuvo una gran influencia tanto en el estilo artístico como en el vestir de la pintora. Frida vivió una reconexión con el folklore mexicano y su ascendencia mestiza, adoptando la vestimenta tradicional tehuana para su vida cotidiana, convirtiéndola también en una de las características de su pintura.

La artista se presentaba en el traje típico zapoteca, en el que predominan las flores, bordadas en las diferentes partes de largas faldas, con un chal con flecos, cargada de accesorios como delicadas joyas de oro o prominentes collares.

Después de vivir padeciendo de enfermedades y pasando por cirugías, sus últimos años de vida Frida Kahlo se los dedicó a causas políticas, como a la lucha por la paz y a recolectar firmas a favor del desarme nuclear. Frida pasó dolorosos meses en 1954, tras la amputación de su pierna y una nueva infidelidad de Diego. La pintora, para entonces dibujaba esqueletos y ángeles en su diario, objeto con el que anticipaba su muerte. Frida Kahlo murió con 47 años en 1954 a causa de un embolismo pulmonar. La artista dejó un legado de alrededor de 42 obras de las que se tiene conocimiento, sus cenizas se encuentran exhibidas en su lugar de nacimiento, la Casa Azul.

Fue una mujer influyente que transformó su vida a través del arte, como partes que describen cada una de las etapas de su vida y que son el perfecto reflejo de cómo era el mundo en la época en que vivía.

Presenció y fue parte de los acontecimientos sociales y del arte más importante de la historia, convirtiéndose en parte de ella. Su identidad individual y actitud despreocupada contribuyó relevantemente a la representación de la mujer en un entorno dominado por el hombre para la época, valiéndose de su arte como medio para el cambio y la opinión.

 


Ángel Villazón Trabanco es ingeniero, escritor y periodista cultural y te brinda la posibilidad de leer algunos de sus libros:

También puedes leer otros artículos y relatos suyos en esta misma página web: www.angelvillazon.com

 

Ángel Villazón Trabanco
Ingeniero Industrial
Doctor en Dirección y Administración de Empresas

 

Colabora con:

 




Compre el ebook Sueños de un marino cántabro y sueños de un orfebre andalusí de Ángel Villazón en Casa del Libro.

Compre el ebook Sueños de un marino cántabro y sueños de un orfebre andalusí de Ángel Villazón en Google Play Books.

Sigue El sueño de un marino cántabro y el sueño de un orfebre andalusí en Facebook para conocer las novedades, relatos y extractos publicados sobre el libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *